marzo 12, 2009

Dar

Pero en medio de este mar, aparece alguien. Alguien que te escucha horas y horas. Que te da su tiempo entre tazas de té. El mejor regalo es dar tiempo. Una mano que se tiende y te levanta la cara para que puedas ver un cielo lleno luz en colores que creías que no existían... O alguien más, que a pesar de todo, abre una ventana desde el otro lado del mar y te hace caras para que sueltes una carcajada, y, que sin saberlo, te ha alegrado el día tanto, que esta semana haya valido la pena.

2 comentarios:

Mariló dijo...

MUA!!! Eres un bombón!

paco dijo...

Muchas felicidades!!! Estás ya por aquí?