noviembre 20, 2008

Pornografía infantil, no!

A raíz de la blogcampaña, me puse a recapitular los miedos de mi infancia. Aún se me crispan los nervios cuando recuerdo las terribles formas en las que se podían hacer presentes. Por ejemplo, esa garra negra que sale por debajo de la cama, o una cara pálida que te mira mientras tratas de dormir, a través del cristal y las gotas de lluvia. Pero cuando miré el récord de las visitas el día en la que me sumé a esta causa, se me crisparon aún más. Pasé de tener dos o tres visitas a treintaytantas y me aterré. -Y no fue porque en vagón bar se agregara mi blog a la lista, porque eso fue después.- Fue a raíz de haber escrito ciertas palabras («childlover», «pedoboy», «boyboy», «fetishboy») para saturar los resultados de las búsquedas en la red con el fin de golpear en la conciencia a los (no se me ocurre cómo nombrarles). Son innombrables, porque en ellos se materializa un gran miedo, el peor de todos. Destruir la inocencia y la pureza de un niño. La infancia. Nuestro futuro.

1 comentario:

IN-A-RED-DREAM dijo...

300% en contra de la pornografia infantil!!!