septiembre 11, 2008

Un poema de melancolías y añoranzas

«Dentro de las casas nos esperaba Um Aljabeth, una simpática abuela de 62 años que aparentaba tener muchos más. Su cara era un poema de melancolías y añoranzas. Cada arruga en la frente parecía reflejar los años que llevaba esperando volver a la aldea pesquera de Haifa, en la actual Israel.» Cuenta Jon Sistiaga en su libro Ninguna guerra se parece a otra. Es un relato muy duro, impresionante, conmovedor. Enorme pero que por desgracia, se devora en dos días.

No hay comentarios: