mayo 13, 2008

Su mirada

Atesoro esta foto desde hace ocho años. No puedo recordar quién me la mandó, o de dónde la robé. No sé quién es esa mujer, ni quién es ese niño. Ni siquiera sé con certeza de dónde serán.

Un segundo antes de que alguien les fotografiara, la mano de un hombre con anillo de casado, era arrancada del otro lado del cristal, desde donde les he mirado tantas veces. Desde donde les he inventado otras tantas vidas. Pero a fin de cuentas, vidas inventadas.

Lo único real de todo esto, que me acerca a la verdad, es la mirada de esa mujer. Porque dice todo sin palabras. Y me evita la vergüenza de pedirle explicaciones.

No hay comentarios: