mayo 27, 2005

Calendario Perpetuo

El lunes es el nombre de la lluvia
cuando la vida viene tan malintencionada
que parece la vida.
El martes es que lejos pasan trenes
en los que nunca vamos.
El miércoles es jueves, viernes, nada.
El sábado promete, el domingo no cumple
y aquí llega otra vez -o ni siquiera otra:
la misma vez- la lluvia de los lunes.

Miguel D´Ors.

Hoy, gracias a Dios, es viernes. Por desgracia, pasado mañana es domingo, que no cumple, y luego el lunes. Estos pensamientos me taladran el cerebro desde que acabé la carrera, cuando mis ojos se abrieron ante "el mundo real"...el mundo real...¡que estupidez! Será entonces verdad que todos los que nunca han trabajado viven en el ÉTER... Y yo podría dar cientos de ejemplos de personas que trabajan de sol a sol y aún así, que están en el éter. Con esto no quiero decir que yo no siga en el éter, pues cada día que me levanto espero con ansia (salvo honrosas excepciones) a que sea el dia siguiente. Ahora recuerdo otro poema de Miguel D´Ors y me doy cuenta que así sólo se pasa la vida en cuenta regresiva. Cuando me entere voy a ser una vieja que esperó un mañana que no se forjó cada hoy. Y que contradicción, perder el tiempo escribiendo todo esto que quizás muy pocos leerán, y que quizás a nadie le convenza, pero espero que el siguiente poema si lo logre:

INSISTO

Mi vida: tantos días
que no estuve en El Cuzco
ni en Siena ni en Grenoble,
tantos aviones rubricando el cielo
en los que yo no iba, tantas voces
cuyo calor jamás
tocó mi corazón.
Sólo el tiempo, vacío,
sólo el tiempo, esta estepa
desesperada, sólo
ver los martes, los miércoles, los jueves,
ver cómo se suceden, implacables,
los tubos de Colgate.

De "Es cielo y es azul"

1 comentario:

Hernán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.